jueves, 7 de julio de 2016

José Manuel Calderón firma por Los Angeles Lakers


Y salto la sorpresa en el Staples Center mas purpura, y es que en una NBA donde los grandes cambios vienen de franquicias como Warriors, Knicks o Bulls, otros lugares aprovechamos las facturas que cada uno de esos equipos deben de pagar por tener a los grandes nombres del mercado. Así ha sucedido en esta ocasión, y es que Jose Manuel Calderón llega a Lakers, como factura de los Bulls para crear espacio salarial suficiente para firmar a un gran nombre, Dwyane Wade, que firma su ultimo gran contrato.

En este cambio Lakers solo suma, primero mejora sobremanera en el suplente para D'Angelo Russell, acuérdense, Marcelinho Huertas era su suplente, con ello el puesto mejora, Calderon no pasa por sus mejores momentos en el baloncesto, pero la experiencia y sobretodo, su posible labor como mentor, esta asegurada. Ademas, Lakers consigue dos segundas rondas mas de Draft, todo ello, por nada o casi nada, los purpuras solo darían derechos de un jugador donde Bulls eligirian entre Ater Majok (2011) o Chinemelu Elonu (2009), dos jugadores que por supuesto aun no han pisado la NBA, y a buen seguro, no la pisaran.

Olvidándonos ya, de la teoria, la que frasea los cambios fríos entre dos equipos que buscan crecer, de alguna de las maneras, Bulls rellenándose de cracks en caída libre, y Lakers que intentan rodear a sus jóvenes, para que crezcan, y sobretodo, se rellenen de experiencia a marchas forzadas, hablemos de que nos podemos encontrar con Calderon y su futuro con la camiseta de nuestros Lakers.

Tendríamos dos opciones en el futuro próximo del base español, en el primero, sin cambios, Calderon jugaría, y seria el reserva de los 1-2 titulares de Lakers, junto a Lou Williams. Una situación, que a priori, no seria muy optimista para Calderon, y es que, entre Russell y Clarkson, el ser titular en LA parece imposible, y ademas, Lou le restaría minutos como recambio exterior.

La opción B, o casi la cara B de todo esto, pues que Calderon podría ser una buena pieza de intercambio, sobretodo en el DeadLine. Recuerden, Jose Manuel, un base veterano con buen cartel, que libera casi 8 millones de dolares en su ultimo año de contrato. Otros equipos se pueden mostrar interesados, y porque no, Lakers y Mitch Kupchak pueden buscar alguna buena pieza, que encaje mucho mejor en el engranaje que esta construyendo Luke Walton para los de purpura y oro.

Por cierto, que curioso y que de vueltas da la vida en la NBA, a Lakers llegan como veteranos dos jugadores que sonaron en otros momentos, y de que manera, para sumarse a la franquicia de purpura y oro. Primero llegaba, Deng, a día de hoy nuestro mejor jugador seguro, para dar estabilidad a un proyecto que prácticamente hoy empieza, Luol habria sido el gran deseado durante muchos veranos, hoy ya por fin, en LA. Y ahora, Calderon, el que sonoria sobretodo en el verano de 2012, de nuevo, ahora, ya porfin, en LA.

Nuestros sentimientos, o emociones como purpuras y oro, es que nos deja frio esta adquisición, debemos reconocer que Calderon hace mucho que ya no es el que alguna vez fue. Creemos que sobretodo, desde su paso por los Mavs, Jose Manuel ha empezado por una odisea de desgracias deportivas, que hacen que este en la caida libre, y sin paracaidas, de su declive como jugador. 

Ahora bien, quizas un nuevo rol, ya por fin, como jugador de banquillo, y asumiendo un nuevo papel no tan principal en su proximo equipo, pueda hacer que Calderon recupere las sensaciones por volver a sumar, y no restar en su nuevo equipo. Esperemos que asi sea!!! 

Bienvenido Jose Manuel, y ya sabes..... GO LAKERS GO!!!!

Escribe: Pichu Ruas

Twitter: @el_pichu

lunes, 4 de julio de 2016

Lakers firman a Luol Deng y renuevan a Tarick Black

Nuevos movimientos de Los Angeles Lakers, en un fin de semana de mucho ajetreo en la NBA. Los de purpura y oro firmaban, de manera relámpago y sin que sonase con anterioridad para los de LA, a Luol Deng. Ya en Domingo, volvían a seguir cerrando sus filas, y esta vez renovaban a Tarick Black, lo que presumiblemente era un secreto a voces para los puestos mas interiores.

Realmente sorprendente la firma del sábado, Luol Deng no había sonado absolutamente para nadie, y Lakers conseguían la firma de Deng, el que para muchos había sido el segundo mejor jugador de Miami Heat en el curso anterior. Luol es un alero alto, todo un clásico de la liga, experimentado en mil batallas, y que viene a conseguir el rol "Iguodala", en ese movimiento de Luke Walton por seguir los pasos de Warriors pero en estos Lakers. Y donde recordemos que Mozgov haría las veces de Bogut.

Mas alla del rol que pueda ocupar Deng en el equipo, siempre como uno de los pesos pesados de Lakers a partir de ya, Deng es un alero de 2.07, con gran envergadura, que no solo mejora la calidad ofensiva del equipo, sino que ademas también lo hace en la defensiva, y sobretodo sumando intangibles en el rebote. Una faceta reboteadora que se siente en crecimiento con la llegada de un Luol Deng que es todo una potencia, desde el puesto de 3, en esta faceta, y que le da a Lakers su primer gran baza de la temporada, el rebote.

La llegada de Deng convierte a Lakers en un equipo muy alto, donde sus dos aleros son jugadores de 2.07, lo que sumado a los Randle, Mozgov, Black, hacen que la potencia reboteadora este muy favorecida. Ademas, Deng puede hacer las veces de Ala Pivot, algo que no le es extraño, así lo hizo en Miami desde la baja de Bosh, por lo que tenemos a un jugador que podría ocupar un rol parecido al de Lamar Odom en los últimos anillos de Lakers.

Deng llega con la controversia de su firma, Lakers lo añaden por cuatro años, con un montante de 72 millones de dolares. La cifra suena a escandalosa, pero si vemos nuestro alrededor, los contratos estrafalarios que se están firmando con el crecimiento del limite salarial de la liga, el contrato de Deng puede ser hasta comprensible. 

Evidentemente, Luol no es una superestrella, ni lo intenta serlo, pero si, la pieza mas importante del puzzle, un tremendo complemento para cualquier equipo que quiera ganar en un futuro cercano. Este si es un buen fichaje, de presente, pero también de un futuro donde a buen seguro llegaran grandes nombres. Y Deng, puede ser un reclamo, no de este año, pero si de los siguientes, Luol es el primer paso.

Para cerrar este post, hablar de la renovación de Tarick Black, por aproximadamente 6 millones anuales, por 2 años. Renovación mas que esperada, un interior que siempre ha dado buen rendimiento en Lakers, y ya saben, mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer. Ademas, así nos saltamos sustos innecesarios, un 4-5 que siempre nos ha funcionado, y que nunca se ha quejado jugase o no jugase. Ya saben, Black va fuerte en las dos zonas, y se entiende con los chicos jovenes que le rodean, el gran futuro de los de purpura y oro.

Ya ven, el plan es claro, nuestro futuro esta en los D'Angelo Russell, Jordan Clarkson, Brandon Ingram y Julius Randle, todo lo que sea moverse de ahi, hoy por hoy, suena a misión imposible.

Seguiremos informando de purpura y oro, en Blog OSLAKERS!!!!

Twitter: @oslakers

viernes, 1 de julio de 2016

La llegada de Luke Walton y sus Primeros grandes paso: Ingram - Mozgov - Clarkson


El 29 de Abril de 2016, Lakers anunciaban la firma de su entrenador jefe, tras el desastre que significo Byron Scott, el elegido es Luke Walton. Así se acababa con todos los rumores de otros cientos de nombres, a cada cual mas absurdo, y los purpuras dejaban la rumorologia a un lado tirandonse a la piscina por el Segundo Entrenador de Golden State Warriors, casi nada para ambas partes, y un buen paso, por fin firme, en unos angelinos que parecían llevar el pie cambiado desde hace ya demasiado.

Lo de Walton y Lakers fue amor a primera vista, los purpuras tenían pensado entrevistarse con otros nombres, con mas experiencia, y es que Luke nunca ha sido entrenador jefe, pero algo debió pasar allí dentro, que de esa primera reunión, casi de cortesia, se salio con un contrato firmado. Lakers ya tenian entrenador jefe, el que hasta hora era el segundo entrenador de los Warriors, el mejor equipo de la Regular en 2016.

Al cierre de la temporada, con Warriors perdiendo el anillo, todo un hito de derrota, ante unos Cavs de Lebron imparables en los ultimos partidos de las finales, Walton se puso al trabajo en LA sin descanso, y sin pensarlo demasiado. Y por supuesto, con la apertura de la agencia libre vemos las primeras decisiones de Luke al mando de Lakers.

Así nos presentamos en el Draft 2016 con ganas de carne fresca, y de alli salimos con un gran nombre, con nuestra Pick 2 elegimos a Brandon Ingram, seguramente la gran joya del Draft, no porque el Nº 1 , Simmons, sea peor, sino porque Ingram es un diamante en bruto deseoso de ser pulido, y con sus cualidades, todo indica que sea mucho mas en el futuro que el propio Simmons.

Ingram es, o puede ser, la cabeza visible de un proyecto, Luke lo tenia claro, y asi lo ha indicado desde el principio. Es un 2,07 que juega por fuera, veloz, con enorme envergadura, pero con peros fisicos, demasiado delgado, demasiado debil en la defensa, y mejorable en el interior. Peros todos ellos perdonables cuando tienes solo 18 años, pero desde luego toca mejorar, y Walton y Ingram lo saben.

Tras Ingram, llegaría, también en el Draft, Ivica Zubac, también muy joven, esta en los 19 años, pero también todo un diamante europeo en bruto. Zubac es un Pivot europeo de los de antes, que se olvida de los tiros abiertos, y cuyo único pensamiento es estar en la zona, y vivir en la zona. Su llegada me recuerda a la de Divac cuando la retirada de Jabbar. Evidentemente, el segundo era mucho mas jugador de lo que lo es Ivica, pero los dos viven de los mismo, los dos son tipos duros, de los que puede vivir una zona purpura con ganas de encontrar de manera definitiva sus hombres mas rocosos.

Fuera ya del Draft, hoy mismo empezaba la agencia libre, y parece que el propio Zubac encontraba el complemento a sus cualidades, el elegido para inagurar su verano de fichajes era Timofey Mozgov. Timofey viene de los Cavs, los actuales campeones, sin minutos en las finales, con poco que hacer en la Regular, y con problemas de rodilla, que parecian no haberse solucionado. Parece la busqueda de Walton por encontrar a su Bogut, que tan buenos resultados ha dado en la pintura de los Warriors.

Quiero ver mucho mas a la llegada de Mozgov, llegada cara, son 16 millones anuales los proximos 4 años. Mozgov es un 2,16, que en sus primeros años en Cavs fue un buen recurso en la pintura, un tipo alto y duro que puede hacer daño a los interiores rivales, lo que es ya mucho mas de lo que tienen estos Lakers. Si esa rodilla esta recuperada, Lakers, y sobretodo, Luke, habrán encontrado su hombre en la pintura. Recordemos como de critica fue la llegada de Bogut a Golden State, y recordemos tambien lo exitosa que ha resultado, siempre desde la defensa y los intangibles.

Ademas, Mozgov puede llegar a ser un buen maestro para Zubac, sus cualidades son muy parecidas, y la experiencia de Timo debe ser absorvida por Ivica, si eso ocurre, tendremos un buen par de Centers, no estrellas, pero sin duda, dos buenos currantes en un basket que ya no es de los Centers, no se olviden.

El primer dia de la agencia, terminaba con la renovación de Clarkson, el gran notición del dia, sin lugar a dudas. Clarkson se queda, y no solo se queda, sino que ademas, se queda sin ir a por el maximo. Seran 50 millones por 4 años, en vez de los 57 millones y medio que le pertenecen. Un buen paso de Lakers, y sobretodo, un buen guiño de Jordan Clarkson al proyecto de Luke Walton, que hoy empieza.

SEGUIREMOS INFORMANDO

GO LAKERS GO!!!!!

Twitter: @el_pichu


miércoles, 20 de abril de 2016

Lakers ganan a Jazz, un Kobe de récord nos deja en su último baile


Los Angeles Lakers ganan, en el Staples Center más púrpura, a los Utah Jazz en una de las noches más especiales de la historia de la franquicia angelina. Encuentro marcado por ser el adiós de Kobe Bryant, el cual firmaría 60 puntos en su último baile en la NBA.

Olvídense de previas y consideraciones varias sobre un partido de la NBA, bienvenidos a una noche de emociones y sentimientos, quizás la que más en los últimos años en una despedida de un jugador de baloncesto. Esta noche ha sido el último baile de La Mamba Negra en un parquet de basquet, firmando el mejor último partido de una super estrella NBA, que se recuerde.

Y como preveíamos todos, Lakers quiso despedirse de su gran capitán a lo grande, con un sinfín de tributos en vídeo, de aplausos y ovaciones de pie, para decir adiós a su gran hombre, y agradecer todo lo dado a la franquicia de púrpura y oro.

Mientras, en el otro lado, Utah Jazz, los espectadores de lujo de todo esto, y que ya no tenían nada que hacer en el adiós de Kobe, en el último gran homenaje de La Mamba, ya que habían perdido unos minutos antes la opción al octavo puesto, último de Playoffs, que se jugaban con Houston Rockets.

Por desgracia para los Jazz, los Rockets habían ganado su encuentro, y el partido perdió su relevancia deportiva, algo que fue pesando en las piernas de los visitantes a medida que el partido fue al final de partido. Pese a todo, los Jazz firmarían una grandísima primera parte, y dominarían el encuentro en su práctica totalidad, siendo protagonistas reales del último partido de Kobe Bryant.

El encuentro parecía partirse con un +15, con el que los Jazz cerraban el marcador al descanso. Pero todo cambiaría en una segunda parte para el recuerdo, donde Kobe se mostraría On fire, y donde los Jazz se acabarían dejando llevar, por estar fuera ya de Playoffs. Pero sobre todo por la espectacular última sinfonía tocada en los últimos compases del partido de una Mamba Negra sin ataduras, y disfrutando hasta el final, llevando a sus Lakers a la victoria final.

Centrándonos, ya, en las consideraciones individuales del partido, todo se centra en la última gran actuación de Kobe Bryant, en su última noche como profesional del baloncesto. Kobe se convertía en la mejor leyenda del baloncesto en su último día, nunca nadie había firmado en su partido de despedida mas de 30 puntos, Bryant se fue hasta los 60.

Ademas, La Mamba cerraba su periplo como jugador NBA, remontando un partido más, anotando 23 de los 35 puntos de su equipo en el último cuarto. En un partido de excesos, por su parte, y por la de todos, pero donde La Mamba volvió a picar, y de que manera, por última vez.

Lakers, por una vez esta temporada, y el último día, volvió a ser 100% Bryant, como aquel año, acuérdense, el año de los récords. Difícil destacar a algún jugador púrpura más, para que más, cuando tu máxima estrella está en 60 puntos, la quinta vez que Kobe llegaba a esta cifra en un partido, casi nada.

En el lado de la derrota, un agrio final para unos Jazz que estuvieron peleando por estar en Playoffs, toda la temporada, destacar la labor de su gran líder, Gordon Hayward, el cual se iría a los 17 puntos, y junto a Trey Lyles, 18 puntos, 11 rebotes y 5 robos, serían los mejores de un equipo que se deshinchó a medida que Kobe apareció en el partido.

En definitiva, un partido especial, para un jugador especial, el último gran púrpura ya es historia en la NBA. La Mamba se ha ido ya del baloncesto profesional, regalándonos para su último día una de sus mejores actuaciones de su carrera, un hombre récord dejándonos el último de sus récords para el recuerdo final, del que ha sido uno de los Mejores Jugadores de la Historia.


Escribe: Pichu Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 79 - 112 Oklahoma City Thunder


BOXSCORE

Escribe: Pichu Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 110 - 130 Houston Rockets


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Pelicans gana a Lakers, en el primer último viaje de Kobe Bryant


Victoria de New Orleans Pelicans, en su Smoothie King Center, ante el colista del Oeste, Los Angeles Lakers. Encuentro marcado por el grandísimo doble doble de Alexis Ajinca, claro MVP del encuentro de hoy, y por significar el inicio del último viaje de Kobe Bryant en la NBA.

Partido muy marcado, de nuevo, por la historia, por ser el primero de tres partidos en la última gira fuera de LA, de Kobe Bryant como jugador NBA. Un encuentro lleno de anécdotas extra deportivas, de flashes buscando a la leyenda, y sin apenas interés deportivo por la mala temporada de los dos equipos.

Así pudimos saber que las hijas de Bryant casi no dejan marchar a su padre a esta última gira, o que la entrada al avión de Kobe trajo muchos sentimientos dentro de él y su entrenador. En resumen, emociones mas allá del deporte, que hacen aún más grande este proceso de adioses que están viviendo los de púrpura y oro.

Una vez en el parquet, el protagonismo de los californianos fue a menos, mas allá de ser el último partido de Kobe en New Orleans. Pelicans dominó el encuentro desde el inicio, y si bien es cierto, que el primer cuarto fue un toma y daca entre los dos conjuntos, los locales pondrían pies en polvorosa en el final de primera parte. Una gran racha anotadora de los locales marcaba las primeras diferencias, y Pelicans ya mandaban con un +11 en el marcador.

Tras el descanso, la relajación no hizo mella en los de New Orleans, y el tercer cuarto fue una gran fiesta para los anfitriones del partido de hoy. Los Pelicans multiplicarían sus diferencias, llegarían a ser de auténtico escándalo, en un periodo que dejaba listo para sentencia el partido de esta noche.

En el último cuarto, llegaría el maquillaje de Lakers, ese donde sus rotaciones se esforzaron, y donde el partido llegaría a un +8 final para Pelicans, que no cuenta la real diferencia de lo acontecido en el Smoothie King Center. Un real paseo para los chicos de Alvin Gentry, que vieron como el colista del Oeste no puso muchos impedimentos para la victoria de sus chicos.

En lo individual, el partido debe marcarse por la actuación de otra era de Alexis Ajinca, el cual firmaría un gran doble doble, con 28 puntos, 15 rebotes, 2 tapones y 2 asistencias, siendo el MVP con letras mayúsculas del partido. Y sobre todo, el jugador que marcaría las diferencias del partido de hoy, donde Lakers jamás tuvo la solución, ni el freno para pararle.

Acompañándole, buenos números desde el interior para Dante Cunningham, con 19 puntos, o la solvencia desde la dirección de Toney Douglas, primero, con 20 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, y de Tim Frazier, segundo, con 7 puntos y 12 asistencias.

En el lado de la derrota, el de púrpura y oro, solo podemos destacar las buenas cifras, más a modo de maquillaje que como influencia real, de las perlas exteriores de LA. Así, D’Angelo Russell firmaría 32 puntos y Jordan Clarkson le secundaría con 26 puntos. Además, por supuesto, de los 14 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias de un Kobe Bryant, que decía adiós a una ciudad más.

En consecuencia, la consecuencia es que no hay consecuencia, Pelicans no encuentran más de lo que tenían con esta victoria, en una temporada más donde los de New Orleans vuelven a sufrir y defraudar a propios y extraños. Para Lakers, más de lo mismo, un partido menos, para la despedida de despedidas, la de La Mamba Negra de su Staples Center, y sobre todo, de la NBA.


Escribe: Pichu Ruas. Twitter: @el_pichu

Clippers ganan a Lakers, en el último cara a cara de Chris Paul y Kobe Bryant


Victoria de Los Angeles Clippers, en el derbi angelino, y ante su máximo rival, Los Angeles Lakers. Encuentro marcado por la historia, y por la consideración de consideraciones, y es que, el Clippers vs Lakers de esta noche, será recordado por ser el último de la carrera de Kobe Bryant.

El calendario de la regular así lo quiso, de nuevo dos derbis californianos consecutivos, pero este último, el que hoy nos ocupa, es el que será recordado con tintes épicos, por ser el último de Kobe Bryant. Un adiós, no solo a Clippers, sino a otra “historia de amor” interrumpida, ya saben, un Chris Paul - Kobe Bryant es mucho más que un partido.

Y así todos entramos al partido, recordando los viejos tiempos, y mejores, de la leyenda. Un Kobe Bryant que aquí se despedía, en la cancha, de los que alguna vez fueron sus vecinos pobres. Pero sobre todo de una amistad en la cancha, la que le une a Chris Paul, que los despachos no dejaron entrelazar, y donde un balón de basket siempre fue su finísimo hilo de relación.

Sumergidos en el partido, la historia de siempre y como siempre, el ex vecino pobre se comió al vecino rico, pero esta vez de manera algo diferente. Los últimos Clippers - Lakers siempre, o casi siempre, han sido una demostración de poder de Paul & Cia. Pero esta noche las cosas fueron diferentes, todos querían saborear el último derbi de Kobe, los Clippers, también.

Así, pudimos ver un partido más abierto, cocinado a fuego lento por los chicos de Doc Rivers, que se impusieron en la primera mitad, para saborear la miel de su victoria, y de ese último aliento contra su víctima y verdugo favorito, Kobe Bryant. Lo que siguió fue una segunda mitad mucho más descafeinada, donde ninguno de los dos conjuntos dio el DO de pecho para reventar el partido, ni para ir a por él.

Al final el partido fue tan descafeinado como suena, y todo se centró en saborear el último suspiro de varias rivalidades eternas, tanto fue así que el propio Bryant volvería a la cancha, faltando escasos minutos, más como manera de recibir aplausos, que como revulsivo para los suyos. Al final, una victoria más de Clippers en el Staples Center más púrpura.

En lo individual, no fue una noche de excesos para ninguno de los dos bandos, pero si hay que recalcar el excelso engranaje de los Clippers. Así, su quinteto inicial marcó la pauta del partido, donde Chris Paul dirigía, de forma magistral, con 13 puntos y 8 asistencias, Blake Griffin, 13 puntos y 8 rebotes, y DeAndre Jordan, 15 puntos y 11 rebotes, mandaban en el interior, y donde JJ Redick, 15 puntos, producía desde el exterior.

En el lado de la derrota, una vez más el de púrpura y oro, solo podemos destacar la buena noche de Kobe Bryant, con 17 puntos fue el mejor de los suyos. Acompañado por un Julius Randle, en una gran noche reboteadora, no se iría a su clásico doble doble, pero sumaría 20 rebotes totales, 12 de ellos en la primera mitad.

Más allá de ellos, nada en el horizonte, ni de unos ni de otros, en un encuentro marcado, en exceso, por el adiós de una leyenda, y el reconocimiento de La Mamba Negra como el rival favorito, para unos Clippers, que hoy por hoy, siguen estando muy lejos de su ex vecino rico. Los de púrpura y oro a un solo suspiro del adiós final, y de un prometedor Draft, mientras, los Clippers volverán a la lucha imposible, su sueño húmedo por el anillo.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 81 - 103 Los Angeles Clippers



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Celtics ganan a Lakers, en la despedida de Kobe Bryant de su gran rival



Victoria de Boston Celtics, en su visita al Staples Center más púrpura, ante unos Lakers que en este partido dirían adiós a un histórico cara a cara, su gran capitán, La Mamba Negra, contra su máximo rival, la franquicia que algún día dirigió Red Auerbach, que hoy estarían frente a frente por última vez.

Tras 20 años en la carretera, Bryant volvía a ponerse al frente de Lakers, para enfrentarse ante la máxima rivalidad de su franquicia, y del propio Kobe como jugador, los Celtics. Los de Boston llegaban al Staples tras ganar en Golden State, en su victoria más importante de lo que va de temporada, en su temporada más importante de los últimos años. Mientras el colista del Oeste, seguía capeando el temporal por la última polémica entre D'Angelo Russell y Nick Young.

Pero como en todo momento histórico que se precie, las consideraciones previas no tendrían ninguna relevancia, y todo se resumió en un tête a tête entre Kobe y los Celtics. Un encuentro donde pareciese que Bryant, y su físico, estuviese esperando toda la temporada, brindando a la NBA, quizás su última gran actuación pese a la derrota final de los suyos.

Centrándonos definitivamente en el partido, los Celtics llegaban a LA con la moral por los cielos, tras su victoria imposible en Golden State, y lo demostraron en el arranque de partido. Los de Boston marcaron el paso en la primera parte, dominando el juego desde su fluidez ofensiva, encontrando un +9 al descanso, lo esperando entre un colista y el cuarto clasificado de la conferencia Este.

Pero las grandes rivalidades no entienden ni de posiciones ni de tableros, y así fue como Lakers volvía al partido en un gran tercer cuarto. Los de púrpura y oro corregirían todos sus peros, y apretarían las tuercas a los Celtics, poniendo el partido en un solo pañuelo, el que se disputaría en un final de infarto en el Staples.

En el final de partido, los Celtics volvieron al mismo, marcados por sus líderes, y sobre todo, por un baloncesto que es muy superior al que pueden llegar los Lakers a día de hoy. Pese a todo, los de púrpura y oro lo intentarían, con Kobe Bryant y Julius Randle acercándoles en el marcador, pero ya sería demasiado tarde. El partido se iba a Boston, los Celtics ganaban a los Lakers, en el último Celtics vs Kobe de la historia del baloncesto.

En lo individual, de nuevo debemos hablar de la figura de Kobe Bryant, el cual se iría a los 34 puntos, 4 rebotes y 3 robos, o lo que es lo mismo, quizás, su última gran actuación, contra los Celtics, su gran rivalidad, esa que siempre llevará marcada en la piel. Acompañándole, dos de las perlas de los purpuras, como son Julius Randle, de nuevo en doble doble, y Jordan Clarkson, con 17 puntos, demostrando ser dos jugadores que siempre dan la cara en los peores momentos de su equipo.

En el lado de la victoria, el de unos Celtics lanzados tras su gira por el Oeste, sin lugar a dudas, debemos hablar de su gran líder, Isaiah Thomas. Su alma Laker, así lo ha reconocido en múltiples ocasiones, no tuvo piedad, firmando 26 puntos y 6 asistencias, y llevando a los Celtics a una nueva victoria por el Oeste.

Junto a él, un bloque de jugadores, que como colectivo fueron muy superiores al rival, donde destacarían, por encima del resto, Jae Crowder, 22 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 5 robos, y Evan Turner, 17 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. Los dos serían pilares vitales para la victoria de esta noche, y sobre todo, para el crecimiento de su equipo en este tramo final de liga regular.

Concluyendo, se nos va una rivalidad eterna, la de Celtics contra Kobe Bryant, el último púrpura que pudo poner en jaque a los de Boston. La Mamba se despide de esta histórica dualidad, siendo jaqueado por unos Celtics, que hoy por hoy, son mucho más que los de púrpura y oro.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Lakers ganan 'in extremis' a Heat, en el partido mas difícil de D'Angelo Russell


Victoria de Los Angeles Lakers, en su Staples Center más púrpura, ante los Miami Heat, en lo que supondría el último cara a cara en una pista de Kobe Bryant y Dwyane Wade. Encuentro marcado por la gran reacción de segunda mitad de los californianos, en su encuentro más complicado de la temporada, por motivos extradeportivos.

La previa deportiva pasó inadvertida en este último Wade & Kobe. Más allá de la lucha por los Playoffs en el Este de los Heat, o el puesto de colista en el Oeste de Lakers, todo se traducía, en la antesala del encuentro, en una sola cosa, la nueva polémica del vestuario de Lakers.

De nuevo, las redes sociales serían el gran quebradero de cabeza de los de púrpura y oro. Todo empezaría en el snapchat de D'Angelo Russell, el cual subiría un vídeo de Nick Young hablando de otras mujeres, que nada tendrían que ver con su pareja actual. Esto creó un malestar general, no solo en la relación D'Angelo - Nick, no solo D'Angelo - vestuario, sino también, D'Angelo - Staples Center.

Dicho conflicto llevó a Russell pidiendo perdón públicamente a todos, lo que no evitó que su cancha, el Staples Center, fuese un hervidero contra el jugador más prometedor de los de LA. Tanto en la presentación del jugador, como cada vez que tocaba la pelota, en esa primera parte, como en sus primeras canastas, Russell sería silbado por los suyos. O lo que es lo mismo, toda una nueva bomba de relojería en el vestuario de Byron Scott.

Centrándonos en lo deportivo, el encuentro no se supo separar del gran problema de la noche hasta el final de la primera parte. Poco importó la rivalidad final entre Wade & Bryant, los silbidos a Russell fueron constantes en el inicio, y eso influyó en el mal inicio de los locales, que no supieron competir en la primera parte.

Los Heat aprovecharon su momento, y fueron haciéndose poco a poco con el encuentro, hasta un diferencial al descanso de +7. Parecía que los de Miami tenían claro que la victoria en su visita al colista del Oeste debía ser segura, una más para seguir luchando por un buen puesto en los próximos Playoffs por el título en el Este.

Pero tras el descanso, el cambio. El ambiente en el Staples dio la vuelta, rotundamente, y con esta tregua ante su mayor perla, los de LA crecieron en su rendimiento, y dieron la vuelta a un encuentro que parecía imposible, en un primer momento. Ya con Kobe fuera del encuentro, apenas nueve minutos por sus problemas físicos, los californianos tiraron de sus mejores jóvenes para ir a por el partido.

Con el encuentro igualado, ya en el último cuarto, ni Lakers ni Heat supieron desmarcarse del rival en ese cuarto periodo, dando paso a una prórroga que dejaría hacer las paces con los suyos a un Russell en ese último suspiro de partido, encontrando Lakers una nueva victoria en LA.

Allí, en la prórroga, y más que nunca, los púrpuras se abrazaron de sus hombres más jóvenes. Cuando la pelota más quema, las perlas púrpuras demostraron personalidad, así, Clarkson anotaría 6 puntos, Russell 5 puntos, y Randle encestaría la última canasta del encuentro que daría la victoria final a los californianos.

En lo individual, los Heat tendrían a Luol Deng, con 22 puntos y 11 rebotes, Dwayne Wade, con 26 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias, y Hassan Whiteside, con 18 puntos, 17 rebotes y 7 tapones, a sus mejores hombres. Pero el desacierto exterior, sobre todo en el tiro de 3, sería un lastre que acabarían pagando muy caro.

En el lado púrpura y oro, el de la victoria, Jordan Clarkson fue el gran sustento de la noche angelina, firmando 26 puntos y 6 rebotes, seguido por un nuevo doble doble de Julius Randle, que además metería la canasta ganadora. A los que seguiría el gran protagonista de la noche, un D'Angelo Russell, que iría de menos a más, para firmar 16 puntos y 4 rebotes.

Fue una noche de clavos ardiendo, donde los Heat encontrarían una derrota inesperada doblemente, y donde los Lakers, y sobre todo, D’Angelo Russell, encontraron el mejor vehículo conductor para el perdón, una victoria de púrpura y oro.


Escribe: Pichu Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 123 - 75 Utah Jazz



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Wizards ganan a Lakers, John Wall se vuelve enganchar a la lucha por los Playoffs


Victoria de Washington Wizards, en el Staples Center más púrpura, ante Los Angeles Lakers, en un partido sin historia donde los visitantes encontrarían su octava victoria en diez partidos, para seguir soñando con ser de Playoffs por el Este. Encuentro marcado por los errores en cadena de los locales, y por una gran noche, una más, de John Wall, que marcaría los destinos de este partido.

Llegaban los Wizards con la necesidad de sacar una victoria en LA, ante Lakers, gran colista del Oeste, si quería seguir estirando su propia cuerda, para estar en la disputa del último puesto de Playoffs en el Este. Tras las derrotas en su propia cancha, ante Timberwolves y Hawks, esta vez, en su visita al Staples Center de LA, no dejarían escapar la victoria, para volver a engancharse a su objetivo final.

Nada importó que fuese un nuevo partido de Kobe Bryant en el templo angelino, ya solo quedan cuatro partidos para el gran adiós, los Wizards tenían claro que la victoria no se les podía escapar. Y así lo demostraron en una primera parte que acabaría con una buena racha de juego, para cerrar al descanso con un +6 en el marcador, que no dejaba ver el crecimiento en su juego, sobre todo defensivo, y que impedía a Lakers jugar con fluidez.

Tras el descanso, más y mejor de los visitantes en el arranque de la segunda mitad, con un gran tercer cuarto, donde los de Washington seguían anotando sin piedad, y encontrando a sus mejores hombres. Mientras, los de púrpura y oro veían como la defensa del rival era demasiado para ellos, los Lakers se veían impotentes tanto en ataque como en defensa, y multiplicando sus errores. Los Wizards se marchaban sin remisión en el marcador, y el partido encontraba ya su dueño en el lado visitante.

El último cuarto sería un basurero del baloncesto, donde los jugadores por ambos bandos intentarían hinchar sus números, y demostrar tener cabida en las rotaciones de sus equipos, pero nada cambiaría ya, en un encuentro que hacía mucho que ya tenía dueño.

En lo individual, el gran MVP del encuentro lo encontraríamos en John Wall, el gran hombre del partido en esta noche californiana. Wall firmaría 22 puntos y 13 asistencias, y sobre todo, encontraría a todos sus compañeros, en el momento exacto, para que cada uno de ellos, produjesen, haciendo más grave, la herida del rival de esta noche.

Los grandes complementos de Wall, los encontraríamos en los interiores, donde Marcin Gortat, 16 puntos y 10 rebotes, o JJ Hickson, 14 puntos y 5 rebotes, serían los hombres más acertados de la noche, mas allá de un John Wall de otra galaxia.

En el lado de la derrota, destacar una buen noche ofensiva de D’Angelo Russell, que se iría a los 22 puntos, 2 asistencias y 3 robos, pero donde se sigue echando en falta más dotes de mando, para mover más y mejor a su equipo desde el puesto de base. Acompañado por Kobe Bryant, con 17 puntos y 2 asistencias, que empieza a ver la luz en la puerta del adiós al baloncesto, que cada vez tiene más cerca, para desgracia de todos.

La derrota de Lakers, llegaría, de nuevo, por los errores colectivos, que hacen que su ataque no sea fluido, y el mismo que provoca que tengan problemas en encontrar buenos tiros para seguir compitiendo en el partido.

Concluyendo, victoria, tras las dos ultimas derrotas, de Washington Wizards, victoria que da aliento para engancharse por la lucha a los Playoffs del Este, y que era necesaria, esperando lo mas difícil todavía, su próximo partido ante Golden State Warriors. Para Lakers, es un partido menos, como colista por el Oeste, se cuentan las horas para que llegue ese último partido, el de Kobe Bryant, donde se hará honor de honores, a la gran leyenda Laker.

BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Denver Nuggets 116 - 105 Los Angeles Lakers


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 107 - 119 Phoenix Suns



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

viernes, 15 de abril de 2016

Lakers ganan a Grizzlies, en la vuelta de Kobe Bryant


Victoria de Los Angeles Lakers, en el Staples Center más púrpura, ante los Memphis Grizzlies, en la vuelta de Kobe Bryant tras unos cuantos partidos fuera por sus molestias físicas. Encuentro marcado por el buen equilibrio dentro – fuera de los angelinos, y por un final de partido sin Bryant en la pista.

Tras dos encuentros siendo baja, Kobe Bryant volvía ponerse la camiseta de sus Lakers, esta vez para despedirse de los Memphis Grizzlies, todo un equipo de Playoffs por el Oeste, y en LA. Kobe volvía asumir los focos del Staples, tanto en su previa como en el final del partido, por volver al parquet púrpura, en primera instancia, y por salir del mismo, en ese mismo final de partido.

Parecía un mal partido para volver al parquet y los flashes, los Grizzlies no era la mejor pareja de baile, llegaban al Staples tras dos victorias consecutivas, y con una crisis previa de cuatro derrotas en línea, que parecía corregida por los de Memphis. Pero las malas sensaciones de los chicos de David Joerger volvieron desde el primer instante, y el colista del Oeste, los Lakers de Byron Scott, se aprovecharon de esta circunstancia para realizar un buen partido delante de los suyos.

Un encuentro donde los dos conjuntos no disfrutarían de diferencias que marcasen el partido, pero sí de grandes rivalidades, como la marcada por el último Kobe Bryant vs Tony Allen, leyendas de lo ofensivo y de lo defensivo, en la última década NBA. Un partido disputado hasta su recta final, donde de nuevo, sin grandes diferencias, la decisión tomada por el cuerpo técnico de Lakers, sería la noticia del día.

Byron Scott y los suyos, pese al final en un puño, no dudaría, y pese al buen partido de La Mamba, dejaría a Kobe en el banquillo, los últimos cuatro minutos del mismo, para que sus fichas más jóvenes tomasen decisiones y marcasen el partido, para bien o para mal.

La jugada saldría bien para los de LA, los más jóvenes púrpuras saldrían airosos del reto, los Grizzlies, que no tendrían aquí su mejor partido, ni mucho menos, se veían superados en el final, no por la experiencia, pero sí por eltalento, de unos Baby Lakers, que a buen seguro irán a más en las próximas temporadas.

En lo individual, los Grizzlies solo encontrarían aportaciones en Tony Allen, con 27 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias, y un perfecto 12 de 12 en tiros de campo, y el liderazgo de segunda unidad de Lance Stephenson, 16 puntos 6 rebotes. Más allá de estos dos jugadores, llegarían los problemas productivos de los de Memphis, y con sus dudas, la derrota ante el colista del Oeste.

En el lado de la victoria, el de púrpura y oro, los Lakers encontrarían un buen equilibrio entre su trabajo exterior – interior, y esa sería la primera gran clave de la victoria de esta noche en el Staples. Productivos en la aportación ofensiva dentro – fuera, y dominando el rebote toda la noche, la victoria parecía estar en los destinos del parquet mas púrpura del Staples.

Así, Lakers encontraría rendimiento en el interior, con Julius Randle, firmando un doble doble más, y con el liderazgo de segunda unidad de un Brandon Bass muy productivo con 18 puntos y 6 rebotes. Mientras que el juego exterior de los locales volvió a rendir a su mejor nivel, con Jordan Clarkson, y el regreso de Kobe Bryant, por encima de los 20 puntos.

En consecuencia, victoria de Lakers, ante todo un equipo de Playoffs, los Memphis Grizzlies, en un buen partido de los locales, que volvieron a conseguir ganar en casa a un equipo con objetivos mayores, pero que sobre todo supieron hacer crecer a sus mas jóvenes, de la mejor manera, tomando decisiones de final de partido.

La derrota supone para Memphis Grizzlies un paso atrás, tras 2 victorias consecutivas, parece que las malas sensaciones de sus rachas más negativas, siguen ahí, bien incrustadas, en una piel que debe mudar antes de unos Playoffs que serán la guerra en el viejo oeste.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Suns ganan a Lakers, en la batalla por ser el colista del Oeste


Victoria de los Phoenix Suns, en el Staples Center más púrpura, ante Los Angeles Lakers, en un encuentro que debía marcar, y casi decidir, la lucha por el último puesto de la Conferencia Oeste. Partido marcado por el acierto delSmall Ball visitante, y sobre todo, por un Tyson Chandler que sería todo un coloso en la zona de los de Arizona.

La previa lo dejaba bien claro, hoy por hoy, un Suns vs Lakers, es el peor encuentro de baloncesto que uno pueda vivir en el viejo Oeste. Solo un foco de interés, más aún cuando Kobe Bryant volvía ser baja por lesión, en esa lucha de titanes por ser el colista de conferencia, que da el máximo privilegio, el de soñar con un futuro mejor.

Una vez metidos en el partido, Suns demostró ser mejor equipo que los Lakers, y no dejó de demostrarlo durante toda la primera mitad. Paso a paso, y sin anestesia posible, los de Phoenix demostraban su superioridad, entre sus aciertos, y los errores de unos púrpuras, que hoy no tuvieron su mejor noche. Al descanso, los de Arizona ya ganaban con un contundente +15.

En la reanudación, Lakers intentaría reaccionar, y vaya si lo consiguió, en un último cuarto, donde la segunda unidad lograba poner a los púrpuras a un solo punto. Pero de nuevo, errores en cadena, hicieron que los visitantes se volviesen marchar, y de manera definitiva en el marcador.

Las claves de la derrota púrpura las encontraríamos en su ausencia, casi total, de acierto esta noche. Empezarían fallando diez de sus once primeros tiros en el partido, para estirar sus errores con un 28,1% en el tiro, durante los tres primeros cuartos. Luego, la reacción, esa que les puso a un suspiro de conseguir la remontada, pero de nuevo los errores, y las prisas fueron mala compañía, para unos Lakers acostumbrados a fallar, en una nueva derrota en L.A.

En lo individual, fue una gran noche para los jugadores más pequeños de los Suns, algo que ya es habitual, en un equipo que encuentra en las posiciones exteriores sus mayores virtudes. Así, nos dejarían buenas actuaciones,Brandon Knight con 22 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias, y Devin Booker, con 21 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, los dos serían vitales para la victoria de esta noche.

Por supuesto, mención especial, a la mayor presencia interior en el partido de hoy, Tyson Chandler, que se convertiría en el jugador más importante en la sombra de esta noche. Chandler se iría a los 12 puntos y 17 rebotes, con 9 de ellos siendo ofensivos. Tyson no solo recogería los errores del rival, sino que multiplicaría las segundas opciones de los suyos, además de ser un pilar básico en lo defensivo. Sin lugar a dudas, el gran MVP sin focos del partido.

En el lado de la derrota, el de púrpura y oro, fue una noche desastrosa en lo ofensivo, que pudo salvarse en una reacción final, que volvió a dejar en evidencia que esta noche fue la de los grandes errores locales. Sin acierto, no se ganan partidos, y Lakers no tuvo a ninguno de sus mejores hombres en el encuentro, todos ellos, por debajo de los 10 puntos en anotación, un horror.

Sola una excepción en la gran noche de Lou Williams, se iría a los 30 puntos desde la segunda unidad, y haría soñar al Staples Center por un instante en la remontada, una vez allí, en ese sueño, de nuevo el equipo no estuvo a la altura, confirmando la derrota final.

Así cerrábamos, seguramente la peor noche de la temporada local, perdiendo un encuentro de la peor manera posible. Por un lado, el desatino en el tiro, con unos porcentajes horrendos que te hacen ver como mucho peor de lo que eres. Por otro, el significado de la derrota, que te convierte en el gran colista de tu conferencia, unamedalla, esta, que ya parece demasiado lejos, para unos Suns, que hoy por hoy, son mejores que los del Staples Center, de LA.

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Kings ganan a Lakers en LA, y rompen una vieja historia


Victoria de los Sacramento Kings, en su visita al Staples Center más púrpura, ante unos Los Angeles Lakers, el colista de la Conferencia Oeste, en lo que supone la primera vez en la historia de los Kings que no pierden un solo partido de temporada ante los de púrpura y oro. Encuentro marcado por el acierto del tridente visitante, Cousins – Gay – Collison, que con su acierto, y el desatino del rival, harían posible la primera temporada sin derrotas ante los púrpuras, tras 68 años de historia.

La historia volvía a darse cita en el Staples Center, esta vez sin Kobe Bryant en la pista, de nuevo baja por sus problemas en el hombro, y esta vez la historia solo tenía un color, y era visitante. Los Kings se encontraban ante un momento único delante de ellos, si ganaban, rompían una racha que ya duraba demasiado, 68 años de historia como franquicia, donde siempre habían perdido algún partido, en cada temporada, contra los de oro y púrpura.

Por eso, los de Sacramento no dudaron ni un instante, y desde el inicio salieron a por el partido sin remisión, dominaron al rival, donde tampoco encontrarían gran resistencia, y dominarían desde el inicio. Todo empezaba desde un primer cuarto realmente acertado por parte de los Kings, donde se irían a los 32 pts de anotación.

Lo que siguió fue el dominio y superioridad de los chicos de George Karl, que siempre irían delante en el marcador,y que nunca verían peligrar una victoria que ya no huele a playoffs, pero donde la historia ha jugado un peso más importante que los objetivos de temporada, en esta ocasión.

Las claves de la victoria las veríamos en las pérdidas de los locales, demasiado desacierto en el pase, que fue bien aprovechado por los Kings, para irse en el marcador, y no dejar escapar el partido jamás.

En lo individual, los mejores los encontraríamos en el lado visitante, donde Rudy Gay se iría a los 20 puntos y 8 rebotes,DeMarcus Cousins produciría, en la zona, 22 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y 4 tapones, el claro MVP del partido. Acompañándoles, el acierto anotador de Darren Collison, con 22 puntos y 6 asistencias, y la capacidad de pase de un Rajon Rondo, que con 9 puntos, 12 asistencias, 6 rebotes y 4 robos, sigue demostrando ser el mejor base puro de la competición.

En el lado de la derrota, el de púrpura y oro, los dueños del Staples Center más púrpura, firmarían otra noche de infausto recuerdo, donde solo se podría hablar con detenimiento de cierta fichas de su tablero con cierto optimismo. Ahí volvería a estar un nuevo doble doble de Julius Randle, con 14 puntos y 11 rebotes. O algún buen momento de juego, de esa perla por pulir, D’Angelo Russell, con 14 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 4 robos, el cual siempre lo intentaría durante todo el encuentro.

Más allá de ellos, solo Lou Williams, desde la segunda unidad, pondría las cosas difíciles a los Kings, de él vino una pequeña reacción, en forma de juego y acierto, para sus 17 puntos finales, bien acompañado por Larry Nance Jr., querozaría el doble doble con 12 puntos y 9 rebotes, pero pese a todo, los Kings jamás temieron por la victoria final.

Un encuentro donde parecería que los dos equipos se salieron con su botín. Por un lado, los Kings se fueron con la victoria, algo que rompe una racha realmente negra ante Lakers, que se pudo conseguir por actitud. Algo, que en ocasiones pareció faltar en los locales, una actitud que les permite conseguir su botín, ese que dan solo las derrotas, y que les acerque a un Draft donde sueñan con conseguir una pieza que les permita volver a ser alguien en la NBA.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

New York Knicks 90 - 87 Los Angeles Lakers


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Cavs ganan a Lakers en el último Kobe vs LeBron de la historia


Victoria de Cleveland Cavaliers, en el Staples Center más púrpura, en su visita a LA, ante el colista de la Conferencia Oeste, los Lakers de un Kobe Bryant que hoy se despediría definitivamente de otra leyenda, LeBron James. Encuentro marcado por lo que significó el último cara a cara entre dos de las mayores leyendas del baloncesto de la historia durante toda la noche.

Bienvenidos al Staples Center, en una de esas líneas que de verdad merecen la pena, para el que les escribe, en lo que ha significado estar en frente de la historia de la NBA, y ante uno de esos momentos que de verdad encogen el alma, y el corazón, de cualquier buen amante al baloncesto.

Todo empezó en una previa maravillosa, con un abrazo en la cancha entre dos de los mejores jugadores de la historia, con todo el Staples de pie, y con una conversación al oído entre Kobe y LeBron. Un momento para el recuerdo de todos, y que demuestra el respeto y admiración entre dos leyendas de este deporte.

Metidos en el partido, el encuentro fue una victoria más del todopoderoso del Este, unos Cavs muy superiores a estos Lakers, últimos en el Oeste. Pero en el tránsito de esta derrota púrpura, la gloria baloncestística, donde las leyendas disfrutarían de su juego, de su rivalidad y sobre todo, de ese último instante donde ellos, Kobe y LeBron estarían frente a frente, como jugadores NBA.

En este su último momento de rivalidad, LeBron y Kobe estuvieron al máximo nivel, como quien espera este último suspiro para dar su plus ante el elegido, o eso piensa cada uno del otro. Así fue como Kobe Bryant se iría a los26 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias, dejándonos lo que ha podido ser su último gran partido. En frente, LeBron James firmando 24 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias. Y lo más importante, los dos se enfrentaron sin pudor, disfrutando de cada instante, de cada momento, disfrutando de su baloncesto, y el del otro.

Más allá de la historia de dos jugadores de museo, los complementos, que decidieron el partido, y movieron la balanza del lado visitante. Es ahí donde los de Cleveland se impusieron, con la suma de poderes, donde Kyrie Irvingsería gran dominador, con 26 puntos y 9 asistencias. Ademas, Channing Frye se aprovecharía de las dudas interiores de los púrpuras, añadiendo 21 puntos y 7 rebotes, mientras que JR Smith tendría una noche de aciertos exteriores, con 17 puntos, y 4 de 7 en triples.

En el lado de la derrota, el de púrpura y oro, los Lakers tendrían añadidos a La Mamba Negra en D’Angelo Russell y Julius Randle, sus dos grandes perlas. Russell sumaría 24 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias, demostrando que pese a su consideración de rookie es un jugador de enorme personalidad y talento. Y Randle, que sumaria 15 puntos y 9 rebotes, demostrando ser el interior más importante de estos Lakers.

En definitiva, los de Cleveland se impusieron en LA, a ese equipo que hace menos de una semana le infringía la derrota más dolorosa a su rival con letras mayúsculas en esta temporada, los Warriors de Curry & cia. Ellos, sin embargo, no se dejaron sorprender, y con mucho respeto, y sobre todo, oficio, supieron sacar el partido ante estos Lakers.

Y así se nos fue este partido entre los dedos, un cachito de historia, de leyenda, de emociones, y sobre todo, de recuerdos de LeBron y de Kobe, y de todos aquellos que en algún momento les siguieron, y se convirtieron en cómplices de su enorme baloncesto.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Lakers ganan a Magic; Russell, Clarkson y Randle golpean la mesa del Staples Center


Victoria de Los Angeles Lakers, en el Staples Center más púrpura, ante unos Orlando Magic que nada pudieron hacer esta noche ante unos locales renacidos. Encuentro marcado por la primera gran actuación, al unísono, de las tres perlas más brillantes de los de casa, D’Angelo Russell, Julius Randle y Jordan Clarkson.

En una previa marcada por la resaca de la victoria más sorprendente de la historia de la NBA, por parte de Lakers ante Warriors, un equipo por debajo del 20% de victorias contra otro por encima del 90%. Pero también porqueOrlando Magic necesitaba romper su racha negativa para poder volver a sentirse partícipes de la lucha por los Playoffs por el este. El partido, sin lugar a dudas, iba ser una gran pieza de toque para los dos conjuntos, para demostrarse a sí mismos, donde están, y sobre todo, quienes son, en este final de temporada.

Si todo esto no fuese suficiente, la ausencia de Kobe Bryant, daba un status superior al partido. Los jóvenes púrpuras estaban solos ante el peligro, y el encuentro sería una gran vara de medir para saber si los jóvenes Lakers serían capaces de enfrentarse, a buen nivel, a otro equipo joven, pero con más experiencia en el juego.

Hechas las presentaciones, el encuentro no tardaría en presentar sus credenciales, entre dos equipos de sangre joven, y que sobre todo, Quieren jugar atacando la canasta rival. Los dos conjuntos fueron directos al aro,nunca bajarían de 20 puntos por cuarto, y superarían los 200 puntos en colectivo, demostrando su potencial ofensivo.

La primera parte sería de los Orlando Magic, mucho más acertados en el arranque de partido, donde los flashes del Staples parecían deslumbrar a unos jóvenes Lakers, de los que se esperaba muchísimo tras el anterior partido. Mientras, los visitantes aprovechaban las dudas de su rival, para apretar los dientes y llevar la iniciativa en el marcador hasta el descanso.

Pero tras el descanso, Lakers dio, como ya lo había hecho ante los Warriors, muestras de ser un gran equipo en ciernes, pese a su consideración de colista. Con solvencia, con juego, y sobre todo, con gran poderío, firmarían otro cuarto para el recuerdo. un tercer periodo donde llegarían a los 39 puntos, dando la vuelta al marcador, y agarrándose con fuerza a la victoria final, pero sobre todo, a la idea de que estos Baby Lakers puedes ser mucho más.

En el tránsito final nada cambió, los Magic lo intentaron, pero por mucho que apretaron sus dientes, Lakers y sus más jóvenes demostraron la solvencia que solo los equipos con talento tienen. Los púrpuras firmaban otra victoria, y por segunda noche consecutiva, Free Tacos para todos.

En lo individual, los Magic se aferraron a su potencial exterior, y al acierto de esos dos jugadores de enorme talento, que son Evan Fournier y Victor Oladipo. El primero agregaría a los suyos, 23 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias, y el segundo se iría a los 26 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias, 1 tapón y 1 robo. Pero por desgracia para su equipo, su gran actuación sería insuficiente para un mejor resultado, y los de Orlando se acabarían difuminando en la noche de LA.

En el lado de la victoria, la del Staples Center más púrpura, fue una noche para recordar, por ser el primer gran partido del trío maravilla de Lakers. Hoy, por fin, D’Angelo Russell, Julius Randle y Jordan Clarkson, conseguirían firmar su mejor actuación en colectivo, y su equipo lo notaría, multiplicando su producción, y sobre todo, los daños provocados al rival .

Russell sería el gran líder, no solo anotaría, sino que dirigiría a los suyos con mano firme, para los 27 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias y 3 robos. Clarkson sería su mejor complemento exterior, sumando 24 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias. Y por último, pero sin embargo, no menos importante, Julius Randle sería, de nuevo, ese interior al que pocos pueden frenar, por físico y talento, sumando 23 puntos y 11 rebotes, para firmar su 28º doble doble de la temporada.

Además, un añadido, en Larry Nance Jr., otro rookie púrpura,que estaría cerca del doble doble, con 8 puntos y 10 rebotes, siempre intenso, siempre espectacular, y sobre todo, el mayor guerrero interior de estos Lakers.

En conclusión, hay partidos que lo cambian todo, y esta es la idea principal que uno tiene al ver a estos Lakers. La victoria ante Warriors, por forma y fondo, ha multiplicado la confianza de un grupo que no conocía ese término, los Magic los primeros en sufrirlos. OJO CUIDADO!!!


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

viernes, 11 de marzo de 2016

Lakers gana a Warriors en la mayor sorpresa de la historia de la NBA


Victoria inesperada de Los Angeles Lakers, en su Staples Center más púrpura, cuando recibían al todopoderoso Golden State Warriors. Encuentro marcado por uno de los partidos más erráticos que se le recuerden a Curry & Cia., y por las virtudes multiplicadas hasta el infinito de los de LA.


Llegábamos a la previa de este partido, con múltiples consideraciones, todas realmente positivas para unos Warriors, el equipo más superior de los últimos 20 años, que debían llevarse este partido por el camino de lo sencillo. En frente, Lakers, el colista de la Conferencia Oeste, una pieza realmente favorable para seguir ganando, y seguir rompiendo récords de victorias, e impresionando al mundo por su superioridad en la NBA.


Por suerte para el baloncesto, esto es deporte, y las consideraciones previas nada importan, cuando uno se viste de corto, pisa un parquet de basket, solo importa el balón, las ganas, el esfuerzo, y sobre todo, el acierto en el juego. Y esto fue lo que pasó en el Staples Center en la noche más púrpura del año para Los Angeles Lakers.


Tras un primer cuarto, donde los dos conjuntos medirían sus fuerzas, llegaría un segundo periodo mucho más óptimo para los locales, donde conseguirían impresionar al más difícil todavía, estos Warriors. Así llegarían hasta los 60 puntos, para irse +11 al descanso, todo un momento de ensoñación cuando uno está ante el gran dominador de la competición.


Tras la reanudación, los Warriors lo intentaron en los primeros minutos del tercer cuarto, pero donde susmúltiples errores, que ya venían en cadena desde la primera parte, les ayudaron a desangrarse con mayor velocidad. Lakers eran amos y señores del encuentro, y jamás dejarían de serlo, por los errores del contrario, y porque sus piezas supieron sumar, y no restar, por una vez en la temporada.


Desde aquí, y hasta el final, lo que veríamos serían unos angelinos disfrutando de su mejor victoria, dando igual la rotación en pista, titulares, secundarios e incluso jugadores más inusuales, que esta noche fueron siempre superiores al gran líder de la NBA.

En lo individual, el partido tuvo una clara clave negativa, en las dos desastrosas actuaciones, tanto de Stephen Curry, como de Klay Thompson, dos de las muñecas más prodigiosas del planeta NBA, que esta noche estuvieron especialmente desastrosas.


Curry llegaría a los 18 puntos, pero con 1 de 10 en triples, Thompson no se quedaría atrás, llegando a los 18 puntos, con 0 de 8 en triples. Con tales porcentajes en triples, su mayor virtud, Lakers lo tuvieron fácil para dominar el partido por la vía rápida.


En el lado de la victoria, la de Lakers, todos sumarían, empezando por D’Angelo Russell y Jordan Clarkson, amos y señores de una primera parte que les destapó como grandes líderes exteriores de su equipo, como a Julius Randle, su referencia interior, pasando por secundarios como Brandon Bass, Nick Young, e incluso, Marcelinho Huertas, en su mejor partido de la temporada.


Russell se iría a los 21 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias y 4 robos, en, posiblemente, el partido más importante de los disputados por el joven base púrpura en toda su carrera. Clarkson acabaría como máximo anotador del partido, firmando 25 puntos, y siendo por momentos, la vía más consistente de puntos de su equipo. Y Randle firmaría otro doble doble, 12 puntos y 14 rebotes, demostrando que la regularidad en la zona es su mejor carta de presentación.


En la rotación, sin lugar a dudas, un gran nombre propio en la figura de Marcelinho Huertas. El brasileño firmaría su mejor partido como NBA, sumando 10 puntos y 9 asistencias, y por momentos enfrentándose al propio Stephen Curry y superándole, ante el asombro del personal.


En definitiva, victoria inesperada de Lakers ante los Warriors, en lo que significó una victoria histórica para los locales, y es que es la mayor sorpresa de la historia de la NBA. Supone la victoria de un colista de conferencia, ganando a un equipo por encima del 90% de victorias. Día para recordar, dejar apuntado en los anales de la historia más púrpura. Y ya saben, TACOS para todos!!!


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Hawks destrozan a Lakers en la noche más gris de los angelinos


Gran paliza la infringida por los Atlanta Hawks, en el Staples Center más púrpura, a Los Angeles Lakers, colistas del Oeste, en una noche más que gris para los chicos de Byron Scott. Encuentro marcado por la ausencia de recursos púrpuras, y por una gran noche de unos Hawks que demostraron su poder como grupo.

Se presentaban los Hawks al partido tras haber dado la cara, y más que dignamente, ante ese coloso de Rodas que son los Golden State Warriors, y en su salida al parquet del Staples, siguió dando esa impresión de gran bloque que todos tenemos de ellos. Mientras tanto, Lakers, desde un inicio, desapareció en combate, un equipo con múltiples lagunas, y donde sus brotes verdes hoy no aparecieron en su casa.

El partido fue un monólogo de los de Atlanta, desde el principio, y sin un rival que diese algún tipo de concesión al diálogo. Los visitantes se iban +7 al final del primer cuarto, y en la continuación, su segunda unidad, puso pies en polvorosa, para multiplicar las diferencias. Los minutos de esa cloaca, que algunos llaman basura, llegarían irremediablemente, entre virtudes visitantes, y deficiencias locales.

Tras un descanso, al que se llegaría con un +18 para los de Atlanta, el único respiro del partido para Lakers, en una reanudación donde los dos conjuntos se dejaban llevar, como si los Hawks hubiesen decidido dormir el partido, sin hacer más daño en el herido púrpura de muerte. Pero nada mas lejos de la realidad, simplemente fue el descanso del guerrero, para la explosión final.

Dicha explosión, llegaría en un último cuarto, en el que encontramos la panacea ofensiva de los visitantes. Unos Hawks a los que le salía absolutamente todo, y que conseguirían estirar sus diferencias hasta el sonrojante +29, que cerraría un partido, para el recuerdo de unos, y para el olvido de los otros.

En lo individual, el lado de la victoria nos habla de la buena noche de Kyle Korver, fundamental en el juego visitante, en un encuentro sin errores, 4 de 4 triples, hasta los 15 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias, que redondean una gran actuación. Bien acompañado por la gran dirección de Jeff Teague, 12 puntos, 4 rebotes y 8 asistencias, que dirigió a los suyos hacia la paliza final.

En segunda unidad, los mejores momentos de estos Hawks, con dos claros protagonistas en las figuras de Kris Humphries, 14 puntos y 8 rebotes, siempre campando a sus anchas, ante una zona púrpura que hoy no pudo con él, yDennis Schroder, 16 puntos, que siempre dominaría, desde el exterior, a los combos 1-2 de Lakers, en una gran noche para él.

En el lado púrpura, el de la derrota, partido para el olvido más rotundo, en un encuentro con nada que salvar, más allá de la buena actuación de Julius Randle, el único destacable de su equipo, que una noche más se iría al doble doble, 16 puntos y 10 rebotes. A su lado, la soledad, sin Kobe ni Lou Williams ni Clarkson, y con el desacierto de Russell y Young, el encuentro pronto se convirtió en el mayor de los infiernos púrpuras.

En definitiva, un partido para olvidar de unos Lakers que siguen con paso firme hacia uno de sus peores años de su brillante historia, que a buen seguro les asegurara un buen puesto en el próximo Draft, el único consuelo en L.A. Mientras tanto, los Hawks firman uno de sus mejores partidos de la temporada, donde todo lució, en uno de los equipos que más y mejor baloncesto hacen en esta competición, baloncesto colectivo, o lo que es lo mismo, y con letras bien grandes, BASKET!!!


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 107 - 117 Denver Nuggets


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Brooklyn Nets 101 - 107 Los Angeles Lakers



BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los nuevos y Vince Carter se pasean por L.A.



Victoria de Grizzlies ante los colistas de la Conferencia Oeste, unos Lakers donde Kobe Bryant causó baja y la defensa brilló de nuevo por su ausencia. Encuentro marcado por la gran actuación de otra gran leyenda de la competición, 

Llegábamos al encuentro con la ausencia de Kobe Bryant, por molestias en su hombro derecho, pequeños dolores que hicieron que Byron Scott no forzase a la leyenda púrpura para el partido de hoy. Lo que era inimaginable a estas alturas, era que los focos del Staples acabarían en otra gran leyenda NBA, como Vince Carter.

Con el partido ya en marcha, las nuevas incorporaciones en el Roster de los Grizzlies, pero sobretodo un bloque titular mucho más sólido que el de los locales, hizo que la primera parte fuese toda una pesadilla para estos jóvenes Lakers.

Así, los de Tennessee ya mandaban por +17 al final de la primera parte, y el encuentro se convirtió en un partido donde importaría mas acrecentar leyendas, que un resultado final que ya tenía destinatario. Y fue ahí, donde apareció la figura de Vince Carter, que aquí firmaría su mejor actuación de la temporada con 19 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias, saliendo desde la segunda unidad.

Carter demostraba así, que no solo de leyendas púrpuras vive la NBA, y que con 39 años seguía teniendo calidad, y fuerzas de sobra, para seguir aportando a su equipo. Así, ‘Vinsanity’, todo un 18 temporadas en la liga, con 8 All-Star Games a su espalda, anotaría 5 de 7 en triples, tres de ellos consecutivos en el tercer cuarto, para asombro del personal. Sin lugar a dudas, fue su noche.

Acompañando a la vieja gloria de los Grizzlies, todo un grupo de jugadores que hoy por hoy fueron una montaña demasiado grande para ser subida por los Baby Lakers. Con Mike Conley a la cabeza dirigiendo las operaciones de los de Memphis, acabaría con 17 puntos y 7 asistencias, bien acompañado por la facilidad anotadora desde el ala deP.J. Hairston, 21 puntos y 4 rebotes, y el dominio interior de Zach Randolph, 15 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias.

Desde la acera purpura, la de la derrota, una más, la número 22 en los últimos 25 partidos, destacar el cuarto partido consecutivo como titular de D’Angelo Russell. De D’Angelo vinieron los mejores momentos de los locales, firmando 22 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias, con grandes porcentajes en el tiro.

Sumándose al buen partido de Russell, Julius Randle, 17 puntos y 7 rebotes, pero insuficientes, cuando el resto de sus compañeros, de nuevo, no estuvieron al nivel exigido por su rival, unos Grizzlies que esta noche pasaron por L.A. sin especiales apuros.

Volviendo a Kobe Bryant y su ausencia, parece que la obsesión de Lakers no es la de ir acabando partidos en el Staples, a modo de despedida, sino la de descansar en los partidos de casa para poder llegar a los últimos partidos fuera de casa con aire suficiente para rendir al nivel que de él se espera, para un ejemplo, el botón de hoy.

Y así, cerramos un partido más, con una victoria de los Grizzlies que les consolidan en los puestos centrales de Playoffs por el Oeste, y con una derrota más de Lakers, que se aferran a ese último lugar del Oeste. Una posición de colista, muy importante para ellos, por causas de veranos y Drafts, que les hagan soñar con mejores momentos, y sobretodo, que les devuelvan a historias más purpuras y oro.

BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

jueves, 10 de marzo de 2016

Los Angeles Lakers 119 - 128 Memphis Grizzlies


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 101 - 108 Milwaukee Bucks


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 126 - 115 Chicago Bulls


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Spurs ganan a Lakers en el último Duncan vs Kobe de la historia


Primer partido el gran fin de semana de las estrellas, en el Staples Center más purpura, donde Los AngelesLakers perderían, esta vez recibiendo la visita de los San Antonio Spurs más clásicos. Encuentro marcado por elcara a cara entre dos de los jugadores más importantes de la historia de la competición, y por la buena actuación de un Tony Parker que sería decisivo en la noche de ayer.

Con el All Star Weekend a las espaldas, tocaba empezar el camino final para estos Lakers perdedores, y en proceso de adioses varios, un camino largo, tedioso y entristecido por Kobe Bryant, una de sus grandes leyendas de siempre. Entre todo ese camino de lágrimas y adioses, el partido de hoy tenia tintes aun mas históricos, su rival, San Antonio Spurs, uno de los eternos rivales, liderados por Tim Duncan, otra leyenda de la competición.

El encuentro empezaba entre adioses, último partido Spurs vs Kobe, pero sobretodo, Duncan vs Kobe. Todos éramos conscientes que el resultado era lo de menos, todo el envoltorio de este encuentro era más que un partido, para jugadores, técnicos, aficionados, e incluso para la liga, que cerraba jornada con el.

Una vez dentro del choque, y tras los abrazos y eternas buenas palabras entre leyendas e historias de la NBA, la normalidad se hizo dueña del encuentro en LA. Los Spurs dominarían el partido desde el principio, aunque sin las diferencias lógicas entre el segundo clasificado del Oeste, contra su colista.

Así podríamos ver como los Spurs siempre se manejarían en las diferencias de un +10 que nunca consiguieron estirar para romper el partido definitivamente, mientras Lakers luchaban por llegar a los minutos finales con vida.

Así fue como los púrpuras tendrían opciones de acortar en los instantes finales, e incluso llevar el partido a unos momentos de infarto, que solo fue un sueño húmedo de este largo invierno por el que caminan hasta el final de esta temporada.

En lo individual, fue un gran partido de Tony Parker, que fue el jugador mas decisivo del partido, se iría a los 25 puntos y 6 asistencias, bien acompañado por las diferencias en la zona, marcadas por Lamarcus Aldridge y Tim Duncan. El primero, se iría a los 16 puntos y 8 rebotes, mientras que el eterno Duncan, firmaría un nuevo doble doble, con 12 puntos y 13 rebotes.

En la otra acera, la de la derrota, Kobe Bryant nos dejaría otro buen partido, con 25 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias, parecen lejos aquellos desastrosos partidos de la mamba, este Kobe si merece ser visto en su recta final de carrera.

Estaría acompañado, por un buen Julius Randle, nuevo doble doble para Don Julio, sumando para los suyos 11 puntos y 15 rebotes. Además, Jordan Clarkson y Lou Williams, los dos por encima de los 20 puntos, demostrarían que el potencial de los purpuras está muy por encima del resultado final de esta desastrosa temporada. 

En conclusión, victoria de unos Spurs que siguen demostrando ser el segundo mejor equipo de la competición,acrecientan su leyenda con una victoria mas en el peor de los lugares, en el olimpo de las despedidas, en el ultimo Duncan – Kobe de la historia.

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

lunes, 15 de febrero de 2016

West All-Stars 196 - East All-Stars 173



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 111 - 120 Cleveland Cavaliers



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 87 - 89 Indiana Pacers


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 102 - 106 San Antonio Spurs


BOXSCORE

Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Los Angeles Lakers 99 - 96 New Orleans Pelicans



Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu

Lakers rompe su racha en la última gran noche de Kobe Bryant


Victoria de Los Angeles Lakers en su Staples Center más purpura, ante Minnesota Timberwolves, en lo que supuso una batalla más entre los dos peores de la Conferencia Oeste, y el final de la peor racha de derrotas consecutivas de los de LA desde 1994. Encuentro marcada por la mejor actuación de la temporada de Kobe Bryant.

Llegaban los californianos con la mayor presión de los últimos años encima de sus hombros, esa que marcaban las prisas por quitarse de encima la peor racha de derrotas consecutivas desde la década de los 90. Una más significaría el foso, ese que les convertiría en el equipo púrpura de la historia con la peor racha de la historia, y en solitario.

De nuevo parecía que la noche era propicia para la victoria, llegaban los Timberwolves, su rival de esta noche, y quizás, con los Suns, su gran pareja de baile para decidir el colista del Oeste, en horas bajas. Los de Minnesota, con 4 derrotas en fila, y sin Kevin Martin, Nikola Pekovic y Kevin Garnett, parecían la víctima propicia para acabar con el mal de males de los de púrpura y oro.

Una vez metidos en harina, las previsiones del partido no tardaron en agarrarse al parquet, Lakers sabían que era su noche, que debían parar su alargada racha negra, que este plantel no quería caminar solo por el libro púrpura de los récords más nefastos de una franquicia llena de éxitos. Así, tras un primer cuarto de respeto mutuo, los locales llegarían al partido para quedárselo.

El cambio de chip llegaría desde la segunda unidad, en el segundo cuarto, donde los californianos tendrían sus mejores minutos de juego, multiplicando diferencias en el partido. Un periodo de final de primera parte, donde los de LA tendrían un parcial de +13, cerrando así una primera parte que sería por completo de púrpura y oro.

Los Timberwolves entre bajas y poco juego, en esa primera mitad, debían cambiar su actitud, dejarse llevar conduciría a una derrota más. Fue entonces, tras el descanso, cuando los visitantes apretaron los dientes, remaron hasta el final soñando con una remontada que apretase el marcador, provocando que el mal juego cambiase de acera.

Así fue, Lakers tiraban una ventaja que en algún momento fue de +16, mientras los Timberwolves no dejaban de crecer, y forzarían un nuevo final de infarto en el Staples. Fue allí donde la épica apareció, donde la leyenda se destapó, y donde de nuevo, Kobe Bryant se volvió vestir de La Mamba para decidir el partido.

En lo individual, fue una magnífica noche para Kobe Bryant, en lo que fue su mejor actuación de la temporada de largo. La Mamba firmaría 5 rebotes, 5 asistencias y 2 robos, pero sobretodo 38 puntos. Su actuación demostraría la grandeza como jugador, y sobretodo, su leyenda, cuando anotó 18 de los 27 puntos de los suyos en último cuarto, de los cuales, 14 fueron en los últimos cinco minutos de partido, que serían definitivos para la victoria púrpura final.

Kobe ganaría el partido en soledad, pese a sus 37 años volvió demostrar su grandeza como estrella NBA, pero antes del efecto final del partido, pudimos ver una buena noche de algunos de sus compañeros. Destacando un nuevo doble doble de Julius Randle, 15 puntos y 12 rebotes, o la facilidad ofensiva exterior con Lou Williams, 20 puntos, Jordan Clarkson, 16 puntos, y D’Angelo Russell, 18 puntos, este como líder evidente de la segunda unidad.

En la otra acera, la de la derrota, fue una excelsa noche para Andrew Wiggins, acabaría en 30 puntos, y sería una de las claves de la reacción visitante. La otra, la buena noche en la dirección de Ricky Rubio, que con 10 puntos y 15 asistencias, firmaría una buena actuación. Acompañándoles, Gorgui Dieng, con 19 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, sigue demostrando ser un jugador a tener en consideración.

Pero pese al esfuerzo visitante, y ya para concluir, no pudo ser, la remontada de los de Minnesota se quedó muerta en la orilla. Mientras, el salvavidas de Lakers volvió a ser Kobe Bryant, quizás su última vez para salvar un naufragio mayúsculo de los suyos, o quizás no, lo que es evidente es que esta fue una buena noche de púrpura y oro. Y Cualquiera otra consideración, señores míos, hoy por hoy, está fuera de lugar.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu