miércoles, 29 de octubre de 2014

Rockets 108 vs 90 Lakers : Debut purpura con la peor de las lesiones



Esta era nuestra noche, empezaba la NBA, debutan nuestros Lakers, el rival era prometedor, unos Rockets liderados por un Howard muy odiado por L.A., era un partido que pudo ser una fiesta, pero que se convirtió en la mayor de nuestras pesadillas. Le situó, ultimo cuarto, faltan 6 minutos para el final, Julius Randle hace una de sus míticas jugadas, recibe en el exterior, encara al rival y entra en la zona, en esta jugada se habrá acabado la temporada 2014-15 para el, su primera temporada. 

Asi Randle dirá adiós en su primer partido como jugador NBA, Julius se habría roto la Tibia en el dia 1 como profesional. Con su lesión, Lakers nos quedamos de luto ante lo único realmente ilusionante para nosotros, los purpuras, tendríamos de cara a esta temporada, disfrutar con un jugador preparado para liderarnos en el futuro. Volverle a ver esta temporada en la cancha suena a quimera, algo parecido a lo sucedido con Blake Griffin en su primera temporada con los Clippers.

Dejando por un momento el gafe purpura a un lado, el partido no tuvo mucha historia deportiva, los Rockets se supieron favoritos desde el inicio, y lo demostraron con una magnifica primera parte. Lakers, que habían hecho gala de una gran defensa en pretemporada, no pudieron parar la ofensiva roja y se llevaron 62 puntos en la primera mitad, imparable un James Harden que demostró ser , a día de hoy, el mejor jugador en la pista del Staples Center en esta cruda y fría noche para todos los purpuras.

Harden se iria a los 32 puntos 6 asistencias, bien acompañado por los dobles dobles de Dwight Howard y Terrence Jones, y por el acierto de un Trevor Ariza que multiplica las opciones de los Rockets en esta temporada.

Por Lakers, Kobe y Boozer intentaron dar la cara, con 19 pts y 17 pts 7 rbts, respectivamente, buenos minutos para Ed Davis, el mejor interior purpura de la noche, y una optima noche para el otro rookie, Jordan Clarkson, acabaria con 8 pts 4 rbts, objetivo de las miradas purpuras a partir de ahora, y es que la lesión de Randle lo cambia todo.


En un partido practicamente sin historia, si no fuese por la lesión de Randle, los aficionados y jugadores purpuras echaron la mirada atrás, aun hay rencillas del pasado, esas que se llevan en la tormentosa relación de Dwight Howard y los Lakers. Una relación que siempre fue de odio, o casi siempre, con unos purpuras que siempre le miraron con recelo, incluso cuando jugaba como Laker, y que hoy le volvieron a sacudir.

Dwight, como siempre, fue criticado por su juego y por sus decisiones, de nuevo hoy Dwight se volvió equivocar, o como diríamos los terrenales la volvió liar. Nos debemos volver a situar en el ultimo cuarto, lucha por el rebote que se queda Howard, Kobe le presiona y Dwight le suelta un codazo. Ya se pueden imaginar lo siguiente, los dos jugadores se provocan con palabras, Kobe le dice que es un blando, y se lo volvió recordar a los periodistas a la salida del partido. La jugada se saldaría con flagrante para Howard, falta para Kobe y una técnica para cada uno.

En un partido sin historia, quizás ya lo sabiamos incluso antes de empezar, Dwight y Randle fueron la historia mas negra de lo esta noche sucedido en el Staples Center.

Primer partido, primera derrota, perdemos a Randle, ya no teníamos a Nash, otro lesionado de larga duración que no volverá vestir la camiseta de Lakers, el gafe purpura continua, pero hay que seguir peleando, volver a demostrar y reconducir la situación. Porque no hacerlo en el próximo partido, ese que nos enfrentara a los Suns en el Airways Center de Phoenix,

Mientras lo esperamos, ya saben, GO LAKERS GO!!!


Twitter: @el_pichu