lunes, 17 de noviembre de 2014

Stephen Curry pasa a Lakers por su piedra filosofal


Novena derrota, en diez partidos, de Los Angeles Lakers ante quizás su mayor coco, unos Golden State Warriors, que en cada derbi californiano, demuestran su clara superioridad sobre el ex vecino rico de Los Angeles. En esta noche gris en el Staples Center, los Warriors aplastaron a los locales, y les volvieron a demostrar que la distancia entre los dos conjuntos es más que sideral.

Ningún otro equipo de la competición muestra tan a las claras todos los defectos, los tienen a toneladas, de los purpuras,  como estos Warriors. El baloncesto ultra ofensivo de los chicos de Steve Kerr , multiplica todas las carencias ofensivas y defensivas de los críos de Byron Scott, donde solo Kobe Bryant pudo dar algo de pimienta, en una noche de mucha y buena sal, puesta todo por Stephen Curry y compañía.

El partido no tuvo ni comienzo, Lakers se sabían muy inferiores pese a estar en su cancha, y esto fue lo que se vio en los primeros compases del partido. El primer cuarto fue muy significativo, las primeras diferencias llegaban al marcador, con unos purpuras sin respuestas, y con un solitario Kobe Bryant tirando del carro. Los dueños del Staples ya perdían al final de los primeros doce minutos por once puntos de diferencia.

Los problemas no pararon de crecer a medida que continuaba el partido, las prisas de Lakers por acercarse en el marcador solo conseguían multiplicar sus defectos, unos defectos aprovechados por los Warriors para seguir hondando en la herida. Los problemas defensivos de los locales, pusieron en bandeja a los visitantes dos siguientes cuartos con anotaciones en 40 puntos por cada cuarto.

Las diferencias fueron, por momentos, superiores a los 30 puntos, pese a que Kobe Bryant no dejo de anotar en todo el encuentro, pero sus compañeros no ayudaron ni ofensiva ni defensivamente, provocando un caos que los Warriors aprovecharon hasta el tercer cuarto.

El último cuarto funciono de maquillador, Lakers que habían caminado por el partido, hasta aquel entonces, como alma guiada por el diablo, saco su segunda, e incluso tercera rotación, y pudo ganar un cuarto, que no esconde la indecente imagen mostrada por los purpuras en el encuentro de hoy.

El mejor jugador sobre la pista esta noche fue un Stephen Curry que se iría a los 30 puntos 15 asistencias, demostrando un dominio absoluto del partido. Clarividente tanto en anotación como en provocar tiros cómodos para los suyos, Curry dominó el partido de cabo a rabo, para beneplácito de los suyos.


Acompañando a Curry debemos destacar al eterno francotirador Klay Thompson, que se iría a los 18 puntos, pero sobretodo al daño que hicieron los interiores de Warriors en la zona purpura, en gran medida por la labor de dirección de Curry.

Así pudimos ver el doble doble de Andrew Bogut con 15 puntos 10 rebotes, o los 10 puntos 8 rebotes de Draymond Green, pero sobretodo a un colosal Marreese Speights, que con 24 puntos 9 rebotes fue la gran pesadilla purpura en una zona que una vez mas hizo de todo menos defender.

Por Lakers, solo merece mención la gran noche de Kobe Bryant, hoy se convertía en el sexto jugador de la historia de la NBA capaz de anotar 40 puntos con más de 36 años, firmaría exactamente 44 puntos. Como ya sabrán las otras cinco leyendas capacitadas para estar en esta lista dorada fueron , con anterioridad, Kareem Abdul Jabbar , Walter Davis, Michael Jordan, , Karl Malone y Shaquille O’Neal.


Para concluir, parece que el momento dorado de los Warriors sigue, e incluso crece, los de Golden State ya se han convertido por méritos propios en uno de los equipos a seguir en este inicio de temporada tan brillante. Todo lo contrario sucede con los Lakers, los del Staples siguen sufriendo en un arranque de temporada catastrófico, que les ha llevado a su peor arranque de la historia como franquicia angelina, pero cuidado, como ya sabrán, todo lo que va mal puede ir a peor.

Mientras esperamos tiempos mejores, ya saben, GO LAKERS GO!!!!


Twitter: @el_pichu