jueves, 3 de diciembre de 2015

Lakers gana en Washington, Kobe Bryant volvió a ser La Mamba Negra


Victoria de Los Angeles Lakers en su visita a Washington, en un partido donde los Wizards no supieron demostraron su teórica superioridad, y donde se vieron sobrepasados por los acontecimientos desde el inicio. Partido marcado por la gran actuación de un Kobe Bryant que volvió a recordar a la eterna Mamba Negra, y fue decisivo para la victoria de los de púrpura y oro.

La magia del baloncesto volvió a convertir lo improbable en realidad. Así llegaban Los Angeles Lakers, colista de la Conferencia Oeste, tras haber perdido contra el peor equipo de la liga, Philadelphia 76ers, y con una racha de 7 derrotas consecutivas. Por su lado, los Wizards volvían a su cancha, tras ganar a los Cavaliers de Lebron en Cleveland la noche anterior.

Con los locales de nuevo con buenas dosis de confianza por la última victoria, con los visitantes con las moral por los suelos, y con el Verizon Center de Washington lleno hasta los topes para despedir y ovacionar a una leyenda rival, el partido dio inicio con un más que probable rumbo marcado en la hoja de ruta.

Pero la hoja de ruta marcada, casi con toda probabilidad marcada por los dos entrenadores, no tuvo importancia, y solo el juego de Kobe Bryant, en una noche brillante, fue marcando el destino del encuentro en cada una de sus fases.

Recuerden, en la noche anterior, los Sixers habían visto a un Kobe acertado en los primeros minutos, pero donde su físico se fue diluyendo con el tiempo. Por desgracia para los Wizards, esto no fue lo que sucedió en Washington, yKobe marcaría los designios del encuentro, de principio a fin, como en los viejos tiempos.

Así, y siempre con la Mamba siendo el líder de todos los acontecimientos del partido, se vieron los mejores Lakers del campeonato en la primera parte de este partido, viendo diferencias superiores a los 15 puntos. Los de púrpura veían como todas sus acciones se convertían en oro, con sus hombres importantes luciendo por fin como bloque.

Tras momentos de lucidez, Lakers se apagarían un instante, como pidiendo un respiro, eso llegaría cerca del final de la primera parte, y continuaría a inicio del tercer cuarto, con un acertadísimo John Wall, como protagonista absoluto. El encuentro caería en instantes de igualdad casi eterna hasta el final.

Los Wizards intentaban romper el partido, una vez remontadas las máximas diferencias de su rival, pero los Lakers no se dejaron impresionar, muy al contrario, elevaron su ritmo, compitiendo de igual a igual, aumentando su defensa, y se fueron a una batalla, en teoría desigual.


Pese a las intentonas que no fructificaron, de locales y visitantes, de imponerse antes del final, el encuentro nos deparó emociones fuertes. Así entre un John Wall, prácticamente en solitario, y unos Lakers en bloque, con píldoras maravillosas de Kobe Bryant, los dos conjuntos se dispusieron a decidir el partido en un final sin margen para parpadeos del espectador.

Todo se decidiría en el minuto final, y con cinco puntos consecutivos de Kobe Bryant, primero con un triple tras bloqueo, que levantaba al personal, al que seguiría una canasta de dos “Made in La Mamba”. Kobe encararía a su defensor, y echándose hacia atrás anotaría la canasta que decidía el partido a 30 segundos del final. Bryant lo volvía a hacer, había ganado un partido para su equipo de siempre, Los Angeles Lakers, como siempre, siendo La Mamba Negra y volviendo a picar.

Kobe Bryant acabaría el encuentro con 31 pts 2 rbts 3 asts, contrarrestando el partidazo de un John Wall asombroso, con 34 pts 7 rbts 11 asts. Pero las claves estarían mas allá de ellos, donde tuvo que ver una estrella en ciernes, Julius Randle, que con 15 pts 19 rbts dominaría los aros, y seria una de las claves principales del partido tan serio que Lakers firmaron en Washington esta noche.

Randle dominaría los aros a su antojo, esos 19 rebotes, su máximo personal, llegarían de la mano de 7 rebotes ofensivos, los Wizards solo fueron capaces de atrapar 8 ofensivos, y el principio del fin para ellos llegaría en esta parcela del juego.

Más allá, del acierto sin piedad de Bryant, o del buen hacer en los dos aros de Randle, de nuevo con doble doble, los púrpuras tendrían buenos momentos de la mano de otros jugadores. Así, Jordan Clarkson volvió a destacar ofensivamente con 18 pts 4 rbts, y D’Angelo Russell daría un paso al frente en lo defensivo con 4 robos, para cerrar el mejor partido de Lakers en esta temporada.

En el otro lado, los Wizards tuvieron menos suerte con su bloque, y es que John Wall solo pudo contar con la colaboración continua de Marcin Gortat, 18 pts 10 rbts. Pese a que intentaría de todo, y de todas las maneras, el partido no pudo decantarse para el lado local.

En definitiva, una noche mágica en Washington, un paso al frente de Kobe Bryant, física y mentalmente, lo que dará alas no solo a él para seguir intentando despedirse de esta liga por todo lo alto, sino a su equipo para seguir creciendo. Para los Wizards, un nuevo varapalo, quizás el mas duro tras ganar al líder del Este, con esta derrota vuelven a su cruel realidad, la de sus 5 derrotas, en los últimos 6 partidos, algo huele a podrido en Washington D.C.


Escribe: Brais Ruas (Twitter: @el_pichu)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Efectivamente nos ha dado alas,,,
Seguimos por la senda de las derrotas y palizas varias.
Además,, algún jugador apartado por ser valiente y decir lo que piensa (Nick Young), con lo cual el panorama es aún mas desalentador.
Sabíamos que no teníamos entrenador, pero es que además es rencoroso. Y por supuesto sus compañeros callados, haciéndole la ola a Bryant.
Que pena.