viernes, 8 de enero de 2016

Kings ganan a Lakers, entre sofocones y mejorías purpuras


Victoria de los Sacramento Kings ante Los Angeles Lakers, en su Sleep Train Arena. Una victoria más para los locales, esta vez ante el colista del Oeste, que les sigue acercando un poco más a las posiciones que dan derecho a Playoffs, en un encuentro en el que su juego no les acercó, ni mucho menos, a ese propósito.

Llegaban los Kings mucho más presionados al partido que su adversario. Las prisas del que se siente con opciones a ser de Playoffs, pero sobretodo, las ansias del que sabe que tiene las piezas para conseguirlo, marcaban los preliminares, pero sobretodo, pesaron en el transcurrir del encuentro de hoy.

En el otro lado, Lakers, los últimos del Oeste estaban en crecimiento, tres victorias en 4 partidos lo demostraban. Llegaban sin las prisas de los resultados, que aún no tienen, pero sin pausa en su evolución, esa misma que se siente en sus jugadores más jóvenes, algunos de los cuales, hoy, tuvieron una buena noche en Sacramento.

Pero el inicio de partido no fue nada halagüeño para los de púrpura y oro. Los Kings quisieron apresurarse haciendo sus deberes resultadistas, y lo dejaron bien claro en un inicio, que no dejaba derecho a la duda en la diferencia de nivel entre estas dos franquicias.

Los de Sacramento rugieron en un primer cuarto espectacular, que acabaría con un 21-38 demoledor. Los Kings desarbolaban todas las deficiencias de Lakers, y sus virtudes quedaban tapadas por el acierto de los locales en este dramático inicio de partido.

El final de primera parte no fue mucho mejor, las diferencias seguirían aumentando, hasta los 27 puntos de diferencia máxima, y parecía que los Kings estaban en una noche para el recuerdo. Todo funcionaba a las mil maravillas, Cousins se paseaba en la zona, Rondo asistía sin oposición, y los exteriores, con Rudy Gay liderandolos, hacían el resto. Los locales firmaban una de sus mejores primeras partes de la temporada, y se iban al descanso con un +21.

Las buenas sensaciones de los Kings, tanto por juego como por sensaciones, no nos hacían imaginar lo que la segunda parte nos depararía. El buen juego local se convertiría en un placida siesta, donde los de Sacramento quisieron convertir uno de sus mejores partidos en un basurero real del baloncesto antes de tiempo.


Por desgracia para Sacramento, los minutos de la basura no llegarían, y el partido se convertiría en una lucha contra el tiempo de Lakers para conseguir una remontada de tintes épicos. Dicha remontada llegaría, de la mano de los números de Kobe Bryant en una de sus buenas noches en su despedida, pero sobretodo, con Lou Williams, Jordan Clarkson y un D’Angelo Russell celestial.

Con la mamba en el banquillo, Lakers jugarían sus minutos finales, esos donde los púrpuras tendrían opciones de victoria, y dando dotes de mando a sus chicos más jóvenes, esos que deben liderar a los de LA en el futuro próximo, ya sin Kobe vestido de corto. Es ahí, donde los Kings fueron mas, y sobretodo un Rajon Rondo que supo definir una última jugada que daría la victoria a los suyos.

Fue un partido de rachas, esas que marcaron la primera parte para los Kings, con los aciertos de DeMarcus Cousins, firmando 29 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias, Rudy Gay, produciendo hasta 18 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias, y un Rajon Rondo decisivo tanto por sus 12 asistencias, como por sus decisiones finales. Esas mismas rachas, que darían la vuelta para una segunda parte de púrpura y oro, con Kobe Bryant en 28 puntos, 2 rebotes y 3 asistencias, pero también con Lou Williams en 20 puntos y 3 asistencias, con Jordan Clarkson en 15 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias, pero sobretodo, con un D’Angelo Russell de otra galaxia, firmando 27 puntos, 2 rebotes, 4 asistencias y 2 robos.

Partido de rachas, pero también de emociones contenidas, esas que se dejaron ver a Kobe Bryant con Vlade Divac en un abrazo muy emotivo, que puso los pelos de punto a todos los allí presentes. Divac regalaría una camiseta de Charlotte Hornets, los dos demostrarían gran humor e ironía, gran ejemplo de cómo son estas dos leyendas del basket.

Como conclusión, los Kings se quedan con la victoria final, en una partido que fue como una montaña rusa, mostraron las mejores sensaciones en una primera parte antologica, pero los malos momentos llegarían en la segunda parte donde las piruetas de Lakers, fueron salvados por los locales in extremis. Mientras tanto, Lakers no vencen, pero convencen, con Kobe despidiéndose de Sacramento en buena forma, pero sobretodo, con un D’angelo russell, nº 2 del actual draft, que parece por buen camino, ese que le debe llevar a liderar a unos Lakers futuros, ya con Kobe Bryant y su camiseta, en el cielo del Staples Center mas purpura.


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu