viernes, 11 de marzo de 2016

Lakers gana a Warriors en la mayor sorpresa de la historia de la NBA


Victoria inesperada de Los Angeles Lakers, en su Staples Center más púrpura, cuando recibían al todopoderoso Golden State Warriors. Encuentro marcado por uno de los partidos más erráticos que se le recuerden a Curry & Cia., y por las virtudes multiplicadas hasta el infinito de los de LA.


Llegábamos a la previa de este partido, con múltiples consideraciones, todas realmente positivas para unos Warriors, el equipo más superior de los últimos 20 años, que debían llevarse este partido por el camino de lo sencillo. En frente, Lakers, el colista de la Conferencia Oeste, una pieza realmente favorable para seguir ganando, y seguir rompiendo récords de victorias, e impresionando al mundo por su superioridad en la NBA.


Por suerte para el baloncesto, esto es deporte, y las consideraciones previas nada importan, cuando uno se viste de corto, pisa un parquet de basket, solo importa el balón, las ganas, el esfuerzo, y sobre todo, el acierto en el juego. Y esto fue lo que pasó en el Staples Center en la noche más púrpura del año para Los Angeles Lakers.


Tras un primer cuarto, donde los dos conjuntos medirían sus fuerzas, llegaría un segundo periodo mucho más óptimo para los locales, donde conseguirían impresionar al más difícil todavía, estos Warriors. Así llegarían hasta los 60 puntos, para irse +11 al descanso, todo un momento de ensoñación cuando uno está ante el gran dominador de la competición.


Tras la reanudación, los Warriors lo intentaron en los primeros minutos del tercer cuarto, pero donde susmúltiples errores, que ya venían en cadena desde la primera parte, les ayudaron a desangrarse con mayor velocidad. Lakers eran amos y señores del encuentro, y jamás dejarían de serlo, por los errores del contrario, y porque sus piezas supieron sumar, y no restar, por una vez en la temporada.


Desde aquí, y hasta el final, lo que veríamos serían unos angelinos disfrutando de su mejor victoria, dando igual la rotación en pista, titulares, secundarios e incluso jugadores más inusuales, que esta noche fueron siempre superiores al gran líder de la NBA.

En lo individual, el partido tuvo una clara clave negativa, en las dos desastrosas actuaciones, tanto de Stephen Curry, como de Klay Thompson, dos de las muñecas más prodigiosas del planeta NBA, que esta noche estuvieron especialmente desastrosas.


Curry llegaría a los 18 puntos, pero con 1 de 10 en triples, Thompson no se quedaría atrás, llegando a los 18 puntos, con 0 de 8 en triples. Con tales porcentajes en triples, su mayor virtud, Lakers lo tuvieron fácil para dominar el partido por la vía rápida.


En el lado de la victoria, la de Lakers, todos sumarían, empezando por D’Angelo Russell y Jordan Clarkson, amos y señores de una primera parte que les destapó como grandes líderes exteriores de su equipo, como a Julius Randle, su referencia interior, pasando por secundarios como Brandon Bass, Nick Young, e incluso, Marcelinho Huertas, en su mejor partido de la temporada.


Russell se iría a los 21 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias y 4 robos, en, posiblemente, el partido más importante de los disputados por el joven base púrpura en toda su carrera. Clarkson acabaría como máximo anotador del partido, firmando 25 puntos, y siendo por momentos, la vía más consistente de puntos de su equipo. Y Randle firmaría otro doble doble, 12 puntos y 14 rebotes, demostrando que la regularidad en la zona es su mejor carta de presentación.


En la rotación, sin lugar a dudas, un gran nombre propio en la figura de Marcelinho Huertas. El brasileño firmaría su mejor partido como NBA, sumando 10 puntos y 9 asistencias, y por momentos enfrentándose al propio Stephen Curry y superándole, ante el asombro del personal.


En definitiva, victoria inesperada de Lakers ante los Warriors, en lo que significó una victoria histórica para los locales, y es que es la mayor sorpresa de la historia de la NBA. Supone la victoria de un colista de conferencia, ganando a un equipo por encima del 90% de victorias. Día para recordar, dejar apuntado en los anales de la historia más púrpura. Y ya saben, TACOS para todos!!!


Escribe: Brais Ruas. Twitter: @el_pichu